Escrito por Tendenzias

Cómo hacer un comecocos

Dime un número del uno al diez. Ahora escoge un color. A ver… ¡Eres guapísima! Si esta cantinela te retrotrae a tu infancia, esta entrada te va a enamorar. Y es que en ella vamos a enseñarte cómo hacer un comecocos de papel.

como-hacer-un-comecocos-monstruo

Sí, aquellas figuras de papel que durante los 80 y los 90 eran pieza imprescindible en todo colegio de España. Ésas que podían sacarte los colores, nunca mejor dicho, eligiendo un calificativo negativo, obligándote a hacer la prueba más absurda del mundo o desvelando quién era el chico o la chica que te gustaba. Pues sí, a pesar de tener ocho opciones, siempre salía de quién estabas perdidamente enamorado.

Cómo hacer un comecocos de papel

A pesar de ser un arte japonés, donde lo desarrollan con una maestría mucho mayor que la nuestra, hacer un comecocos de papel no deja de ser aplicar la técnica del origami. O como la conocemos en occidente, la papiroflexia. Suena mucho más solemne en japonés.

Lo cierto es que este arte tiene muchas más ventajas que las puramente lúdicas.

como-hacer-un-comecocos-lapices-colores

Para empezar, es una forma entretenida y completa de potenciar la imaginación de los niños y, de paso, compartir un tiempo de juego con ellos. Además, la destreza que deben mostrar para terminar el comecocos, hace que desarrollen sobremanera su capacidad psicomotriz. Un trabajo para el que también tendrán que mostrar cierto grado de concentración, para que les quede lo mejor posible.

Un reto divertido, entretenido y de lo más económico, que además engancha. Y es que otra de las ventajas de los comecocos de papel es que son lienzos en blanco para decorar a gusto del creador. Y tratándose de peques, nunca tienen suficiente para sacar al artista que llevan dentro.

como-hacer-un-comecocos-origami-rosa

Por último, este tipo de juegos, fomenta sobremanera la capacidad de socialización de los peques de la casa. Al necesitar alguien con quien jugar, no dudan en acercarse a otros niños y niñas a pedirles que digan un número. Con algo tan sencillo como un comecocos se han forjado amistades de por vida.

Cómo hacer un comecocos de papel paso a paso

A la hora de abordar la creación de un comecocos, los materiales necesarios son tan sencillos que hasta da cosa enumerarlos. Un folio de DIN A4. Tan sólo eso. Una hoja de impresora monda y lironda es lo que necesitas para regalar la felicidad absoluta a un pequeñajo. Parece broma, ¿verdad? No lo es.

Paso 1 – Coge el folio y dóblalo por la mitad

Paso 2 – Toma uno de los bordes superiores y llévalo al lado contrario. Sí, queda en forma de triángulo y sobra folio abajo. Vas bien.

como-hacer-un-comecocos-paso-a-paso

Paso 3 – Corta el papel que te sobra abajo para que te quede sólo el triángulo.

Paso 4 – Abre el folio y comprueba que la vertical por donde doblaste, ha quedado más que marcada. Perfecto.

como-hacer-un-comecocos-paso2

Paso 5 – Coge la punta opuesta a la anterior y llévala, como antes, a su esquina opuesta. La idea es que la otra vertical quede también marcada, y el folio quede atravesado por dos líneas en forma de cruz.

Paso 6 – Coge cada una de las puntas y llévalas al centro, marcando el doblez.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

como-hacer-un-comecocos-paso3

Paso 7 – Dale la vuelta a la figura, dejando los dobleces hacia abajo.

Paso 8 – Coge cada una de las puntas y llévalas al centro, marcando el doblez (no, no has tenido un deja vu, hay que repetir el paso 6)

como-hacer-un-comecocos-paso4

Paso 9 – Dale la vuelta de nuevo

Paso 10 – Inserta los dedos en los espacios que han quedado por debajo para que coja la forma adecuada. No obstante, lo aconsejable es abordar la decoración del mismo antes de hacerlo, aprovechando que está liso y manejable.

¿Para qué puedes usar un comecocos de papel? Para mil cosas. Por ejemplo, la utilidad más común de este tipo de origamis es el ocio. Conviértelo en un juego, coloreando cada uno de los ocho lados interiores de un color y escribiendo, por detrás, una prueba a realizar en cada uno de ellos. El azar decidirá si el participante debe cantar en medio de la plaza o correr en ropa interior por el barrio.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;
como-hacer-un-comecocos-amarillo

No queda ahí la cosa. Un comecocos bien apretado, puede ser una perfecta sujeción para dejar notas de amor, listas de la compra o cartas importantes. Para este uso, cuanto más llamativos, mejor.

Otro uso que se le ha dado en los últimos años, ha sido el de minuta para bodas. De lo más original que verás. En las caras exteriores, el nombre de los novios, la fecha y el lugar donde se celebra el banquete. En el interior, el menú e, imprescindible, el número de cuenta. ¿Que no cabe? El número de cuenta, sobre todo para los ingresos, cabe en los sitios más insospechados.

como-hacer-un-comecocos-menu

Y claro, igual que el comecocos se puede usar como menú de una boda, hay quien opta por ir más allá y convertirlo en la invitación del propio enlace. Es el mismo sistema del menú, pero indicando en el interior el sitio del enlace, la hora, incluso el cómo llegar. Importante para quien viene de fuera.

Ahora, si de verdad quieres subirte al Delorean y viajar al pasado 30 años, es obligatorio hacer un comecocos para su uso original. Éste no es otro que el de poner en cuatro lados adjetivos positivos como guapo, simpático, pibonazo y cosa linda; y en los otros cuatro, sus opuestos. Es decir, feo, antipático, vomitivo y contigo no, bicho.

como-hacer-un-comecocos-dibujitos

¿Infantil? Sí. Mucho, pero ya hemos dicho que este artículo nos iba a retrotraer a nuestra infancia. Si lo hacemos, que sea a lo grande. Ahora sólo falta encontrar una tienda en la que vendan la mano loca…

También te puede interesar: 

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Bricolaje10.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos