Escrito por Tendenzias

Cómo limpiar la alfombra paso a paso | Trucos y consejos

Es matemático: alfombra nueva o alfombra recién limpiada, será alfombra manchada en cuestión de minutos. Horas si acaso. La Ley de Murphy aplica de maravilla a este tipo de supuestos. Y claro, no es plan de dejarse medio sueldo en llevarla a que un especialista se encargue de ella. ¿Solución? Aprender nosotros.

Y ahí es donde entra Bricolaje10. Y es que hoy te vamos a mostrar cómo limpiar la alfombra paso a paso, con trucos y consejos para que quede impoluta. Y sí, vamos a darte soluciones para los tipos de manchas más habituales. Por algo nos llaman la RAE 2.0, porque limpiamos, fijamos y damos esplendor… ¡a tu alfombra!

Cómo limpiar la alfombra paso a paso

Por mucho cuidado que le pongamos, el mero uso diario es letal para la limpieza de una alfombra. Por ello, debemos prestar especial atención a mantenerla limpia de forma periódica y no sólo cuando llega una gran mancha a la misma. No obstante, es posible que esa gran mancha llegue antes de que tengas tiempo de limpiarla porque sí.

Comida, barro, líquidos… Todo es susceptible de acabar mimetizado con tu alfombra. Como también lo es de ser retirado por completo. Y es que te vamos a enseñar cómo limpiar la alfombra paso a paso. Eso sí, como cada material es un mundo, antes de acometer la limpieza, es aconsejable realizar una pequeña prueba en una zona poco visible de la misma. Las reacciones con los actuales materiales pueden ser de cualquier manera.

Además, si vas a utilizar productos especiales, es recomendable que leas con detenimiento las instrucciones, pues el fabricante sabe mejor que nadie de lo que es capaz su producto. Si este producto es en polvo, el más efectivo, estos son los pasos a seguir en la misión.

  • Paso 1 – Vierte un buen puñado de polvo limpiador sobre la mancha y alrededores. No escatimes o te tocará volver a hacerlo.
  • Paso 2 – Deja que el polvo actúe durante 60 minutos, como mínimo. Si puedes dejarlo toda la noche o durante tu jornada laboral, mejor que mejor, pues darás tiempo al producto de desplegar todas sus fuerzas.
  • Paso 3 – Una vez reposado, coge una aspiradora de mano y recoge el polvo limpiador que echaste el día anterior.

Materiales para limpiar la alfombra

A la hora de elegir materiales para limpiar la alfombra, las opciones son casi infinitas. No obstante, éstas son las más habituales y efectivas.

Agua y jabón

Como los viejos rockeros, el agua y el jabón nunca mueren. Para manchas superficiales, recientes o que no hayan penetrado demasiado en la estructura de la alfombra, puede valer con algo de agua jabonosa aplicada en la zona, y dejarla secar una hora.

Productos especiales

Si la mancha ya tiene solera, huele muy fuerte o lleva acompañándote en la alfombra desde hace tiempo, lo más aconsejable es que busques un producto específico. No son baratos, pero garantizan una eficacia tremenda. Eso sí, es más aconsejable que el producto elegido sea en polvo, en vez de líquido. Y es que el líquido tiene un proceso de secado lento y tedioso que impedirá que accedas a la zona durante horas, hasta que se haya secado. Mientras, el que viene en polvo es igual de efectivo y rápido y no te obligará a estar fuera de la habitación de turno nada de tiempo.

Productos caseros

Cada maestrillo tiene su librillo y cada mancha, su remedio natural y casero. Y es que, sin ni siquiera saberlo, es más que probable que en casa tengas elementos suficientes para retirar la mancha. Por ejemplo, que se te cae el café que te habías preparado en la alfombra del salón, pues tan sencillo como ir a la cocina y darle a la mancha con algo de tónica o, en caso de no tener, con bicarbonato de sodio, que no sólo se carga la mancha, sino que también absorbe los malos olores.

Detergente

Sí, hablamos del detergente habitual de la lavadora. Vernel, Ariel, Bosque Verde, Alipende… Todo vale. Al fin y al cabo, estamos limpiando una prenda de vestir… ¡de tu casa! Para ello, echa un ojo a las instrucciones y sigue las indicaciones. Más que nada porque en la mayoría de casos, te va a tocar compensar la cantidad de detergente de ese momento con algo de agua, para que la mancha no vaya a más.

Es más, no es aconsejable que te vengas arriba y empieces a echar detergente por toda la alfombra. Y es que éste está diseñado para atacar lo sucio, pero no sabes cómo podría reaccionar con lo limpio. Es decir, limítate a la zona afectada y tampoco te flipes con la cantidad. Echa lo justo pero no lo empantanes porque vas a hacer lo mismo pero te va a tocar esperar el doble.

Si toca frotar, lo mejor es un cepillo de cerdas duras. No se va a romper la alfombra, a menos que sea de papel, por lo que no debes tener reparo en darle con fuerza, si la mancha lo requiere. Que lo hará.

Una vez frotado, deja secar durante dos horas y retira los restos con la aspiradora. En poco más de una mañana, la alfombra como nueva.

Vinagre, detergente y agua caliente

Si tienes una mancha en la alfombra con tanta solera que está a dos meses de empadronarse, debes hacer algo. En concreto, un mejunje. Tres partes de vinagre, dos de detergente y una de agua caliente. Frotando con paciencia y esmero, conseguiremos quitar esa mancha que nunca supimos de qué era.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Sal

Tan sencillo y económico como eficaz. Esparce un buen puñado de sal por toda la alfombra, déjala actuar durante dos horas y pasa la aspiradora para recogerlo. ¿El resultado? Mejor pruébalo y nos cuentas… Aunque ya te avisamos que vas a alucinar pepinillos y vas a tener más sal que las quitanieves de Teruel en enero.

También te puede interesar:

Bricolaje10.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos