UP

-     Escrito por admin

Cómo pintar una habitación

Lo sabemos: pintar un habitación al completo puede llegar a ser una tarea titánica. Preparar los materiales y el espacio, escoger el color y, seguramente, ocupar un día del fin de semana para proceder a pintar, pueden ser aspectos que nos tiren para atrás. Aunque también se trata de una actividad entretenida e incluso ‘mindfulness’. ¿No te viene a la cabeza la típica imagen de una pareja pintando, con el suelo repleto de papel de periódico y música a todo volumen de fondo?

Si has decidido pintar las paredes de la casa a la que acabas de entrar o bien te apetece renovar la decoración de tu actual hogar, a continuación te mostraremos las claves para pintar una habitación con un acabado totalmente profesional y de una sola tacada. Es decir, pintar un día y observar -o admirar- al día siguiente el resultado. ¿Vamos a por ello?

como-pintar-una-habitacion-pareja-trabajando

Cómo pintar una habitación – Herramientas

Una buena planificación será esencial si queremos huir de la figura del pintor aficionado. Con este fin, elegiremos primero aquellos utensilios que serán indispensables para pintar nuestra habitación. En primer lugar compraremos un buen rodillo, ya que es la mejor herramienta para conseguir resultados rápidos en grandes superficies de pared y techo (aunque no nos servirá en los ángulos de nuestras paredes). Con el rodillo es muy recomendable adquirir también unas gafas para proteger nuestros ojos de salpicaduras, muy útil cuando pintamos, por ejemplo, el techo. Asimismo, requerimos una bandeja de plástico para poder escurrir el rodillo.

Los tipos de rodillo son los siguientes:

  • Rodillo de lana sintética o natural: disponible tanto de pelo largo (paredes irregulares) como de pelo corto (para paredes lisas).
  • Rodillo de goma espuma: son los más versátiles, ya que se usan en cualquier superficie.
  • Rodillos con textura: los usaremos para obtener paredes con relieve, por ejemplo, o cualquier otra textura determinada.

Otra de las herramientas imprescindibles son las brochas y pinceles, que os recomendamos escoger siempre con cerdas naturales. Éstas nos ayudarán a realizar los acabados de nuestras paredes con una mayor precisión, tales como los típicos rincones y ángulos imposibles. No obstante, las brochas de nylon y poliester también nos irán perfectas para los denominados ‘acabados de base agua’

como-pintar-una-habitacion-material-rodillo

Cómo pintar una habitación – Materiales

Momento para listar aquellos materiales imprescindibles para pintar con éxito:

  • Muchos periódicos para extender el papel por el suelo y así no manchar de pintura. Bolsas de basura.
  • Una espátula y raspador para rascar los restos o gotas de pintura que se hayan secado fuera del espacio que pretendemos pintar.
  • Una pistola de silicona siempre nos será útil para rellenar impurezas en superficies.
  • Un destornillador, cepillo de limpieza y esponjas.
  • Una escalera, imprescindible.
  • Trapos viejos.
  • Papel de lija para suavizar zonas ásperas o dejarlas brillantes.
  • Cinta adhesiva para delimitar zonas de pintura.
  • Guantes de látex, cuanto más finos mejor, para no perder tacto.
  • Aguarrás.

Y, por supuesto, la pintura. Para elegir un color en particular, deberíamos basarnos en el espacio y en quién lo va a habitar o qué uso se le dará. Está demostrado que los colores influyen en el estado de ańimo de las personas, así que no se trata de una decisión a tomar a la ligera. En cuanto al brillo de la pintura, existen diferentes opciones:

  • Pintura mate: es opaca y no muy vistosa, pero por tanto es ideal para tapar posibles imperfecciones en nuestras paredes o techos.
  • Pintura satinada: nos proporcionará un brillo suave, sin estridencias, por lo que lucirá muy bien en aquellos rincones de tu hogar que pretendas destacar.
  • Pintura brillante: su principal ventaja es que se limpia de manera muy fácil, sin dañar el color de la pintura.

Cómo pintar una habitación – Pasos

Perfecto, ya lo tenemos todo listo. O casi, porque antes ponernos manos a la obra nos faltaría acondicionar la habitación que pretendemos pintar. Retiraremos los muebles más pequeños y fáciles de mover y cubriremos los más grandes con sábanas viejas o fundas de plástico. El suelo, como ya hemos comentado, lo cubriremos de papel de periódico o incluso con cartones de una caja.

Seguro que ya te has preguntado cuánta pintura hace falta para pintar tu habitación. A grosso modo, este sería el cálculo: para una pared de tres metros de largo por dos metros y medio de alto necesitaremos alrededor de 8,50 m2 de superficie para pintar, aproximadamente. Respecto al rendimiento del líquido, un litro de pintura suele ser el equivalente a 10 metros para un acabado de calidad.

Respecto a las manos de pintura que debemos aplicar, siempre nos asalta la duda de cuántas pasadas realizaremos. Todo dependerá de nuestro propósito: si la pared que queremos pintar es similar al color que vamos a aplicar y está en buen estado, nos bastará con una sola pasada. Si en cambio el color final será distinto al original, mejor dar dos pasadas. Por último, si la superficies es porosa, de mala calidad o de ladrillo, mejor dar tres pasadas.

como-pintar-una-habitacion-pasos

Bien, ya es momento de abrir nuestros botes de pintura y prepararlos. Para ello, debemos remover a conciencia la pintura con movimientos circulares, justo hasta que el color se vuelva vivo y comprobemos que la consistencia del liquido es uniforme.

Empezaremos pintando el techo y luego las paredes, siempre en este orden, así no salpicaremos las paredes. Es aconsejable empezar pintando el perímetro al completo, por las esquinas, para acabar pasando el rodillo en líneas rectas de un extremo a otro. Es importante aplicar la pintura siempre en línea recta y a buen ritmo. Sin prisa pero sin pausa.

Cuando ya tenemos nuestro techo pintado, es momento de atacar la pared. Una vez nos hayamos fijado y corregido las impurezas que pueda presentar, procederemos a pintar con brocha de la siguiente manera:

  • Delimitamos, al igual que con el techo, los bordes. Acto seguido, pasamos la brocha en dirección descendente desde el techo hasta el suelo.
  • Pasamos una primera capa con preferiblemente con un rodillo anti goteo y esperamos a que se seque.
  • Una vez seco, vamos a por la segunda capa, de idéntica forma, para dar más consistencia al color y acabado final.
  • Ten a mano siempre la brocha para aquellos rincones que requieran de una mayor precisión, como puertas, ventanas, etc.

Es un buen consejo no apretar el rodillo, ya que podemos dejar marcas. La mejor forma es pensar en ‘acariciar’ la pared.

Vídeo de cómo pintar una habitación

Fuentes de imágenes:

  • megalindas.com
  • casa.doncomos.com
  • decoracion2.com

Bricolaje10.com

Newsletter