UP

-     Escrito por admin

Cómo pintar una habitación

Pintar una pared parece ser más fácil de lo que realmente es, y es por esto que vamos a explicar paso a paso cómo conseguir un acabado profesional, haciendo el trabajo una sola vez, sin tener que después estar repitiendo los cepillados y acabados como si fueran unos principiantes.

Paso 1: Preparar las paredes

Lo primero es darse el tiempo de lijar todas las superficies, sacando todo resto de pintura vieja que este pegada, lavando con agua y jabón los residuos pegados y rellenando con yeso los huecos que puedan haber, lijándolos posteriormente.

Para cambiar de un color más oscuro a uno más claro, es posible que tengas que aplicar varias capas de pintura, pero no debe preocuparte eso, sino lijar todo, luego pasar una esponja con yeso diluido para rellenar todos los poros y luego, lijar suavemente y comenzar a pintar. La primera capa de pintura debe hacerse sin pretender obtener el color, ya que no quedará perfecto. Mientras pintas, mantén un paño húmedo en tu bolsillo para corregir errores rápidamente y usa brochas con ángulo para los bordes.

Paso 2: Lijar y limpiar

Antes de pintar, debes lijar a la perfección y luego pasar una esponja humedecida hasta que las paredes queden perfectamente limpias y lisas. Usa mascarilla si es necesario para lijar, y cambia la lija cada vez que se cubra de residuos.

Paso 3: Tapar agujeros

Con masilla se puede ir tapando agujeros y grietas de la pared. Con una pequeña espátula se puede repartiendo la capa de yeso o masilla que apliquen, luego se lija y limpia con una esponja húmeda para que no quede polvo.

Paso 4: Pintar y preparar la brocha

La brocha funciona mucho mejor cuando se corta en ángulo, de modo que pinte a la perfección las esquinas de las paredes. Entre cada pincelada, hay que ir escurriendo la brocha, para que no chorree.

Paso 5: Marcar los bordes

Para que la pintura quede perfecta, pinta los bordes de cada pared con delicadeza, de modo que no tengas pasar la brocha por ese lugar cada vez, sino solo una. El resto lo rellenas.

Los rodillos son excelentes para rellenar la parte central de las paredes. Debes sumergir el rodillo en un tiesto de pintura y exprimirlo para sacar los excesos.

Paso 6: Técnica

Haz una w sobre la pared o líneas verticales para repartir la pintura y luego la repartes entre cada línea. Cuando el rodillo comienza sonar en la pared, hay que recargarlo.

Para pintar los bordes donde existan molduras y aplicaciones que no se deben tocar con pintura, puedes usar una brocha pequeña para hacer una línea fina y luego, con una más gruesa engrosas la línea y rellenas la parte gruesa con rodillo.

Vía

Bricolaje10.com

Newsletter