-    Escrito por blanca

Lacar Muebles

Los muebles lacados son quizás una de las modas actuales en cuestiones de decoración en las casas, por lo que si tienes muebles que deseas “renovar” en lugar de comprar unos nuevos, siempre tienes la opción de  lacarlos tú mismo algo que queremos explicaros a continuación paso a paso y de modo que tus muebles luzcan a la última.

lacar-muebles

Lacar Muebles

El resultado final para cualquier mueble que esté lacado ya se por ejemplo una mesita, una estante o una puerta lacada, será mucho más espectacular que el hecho de tan solo lijarlos y pintarlos de otro color. Además como ya he mencionado permite que ahorremos dinero y que nuestros muebles viejos parezcan nuevos por completo. Aunque estén de moda y seguro que habréis visto como los lacados son muebles algo más caros, hay que decir que no cuesta tanto el coger los muebles que tengas en casa y aplicarle los tratamientos que os explicamos a continuación de modo que parezcan lacados y queden como nuevas. Solo has de seguir todos estos pasos con atención y sobretodo tener tiempo para poder hacerlo con cuidado y sin prisas.

Materiales clásicos para lacar un mueble

 

Dentro de los tipos de materiales más importantes para poder lacar un mueble, están materiales como:

  • -Aguarrás/Disolvente
  • -Lija de grano
  • -Trapo
  • -Rodillo de espuma
  • -Cubeta
  • -Patina
  • -Cinta de carrocero
  • -Tintanlak

Todos estos materiales los puedes conseguir facilmente en una ferretería o en una tienda de bricolaje ya que son un clásico dentro de los materiales de reparacón.

Cómo lacar los muebles paso a paso:

Para poder comenzar a lacar cualquier tipo de mueble, deberémos comenzar primero comprando los materiales necesarios para ello y así tendréis que comprar varios esmaltes que son los que os van a permitir el conseguir ese efecto brillante que aporta el lacado. Además necesitaréis una lija para lijar primer el mueble, un píncel que no sea muy grueso, un rodillo de pelo corto, y una bandeja para poder pintar.

lacar mueble

Lo primero que tenemos que hacer es quitar todo aquello que nos pueda molestar del mueble como por ejemplo las manijas o pomos que pueda tener. A partir de allí hay que colocar la cinta de carrocero en los lugares que no queremos manchar como por ejemplo los bordes o todo aquello que se encuentre cerca que podría llegar a mancharse con los elementos que vamos a usar. En caso de que el mueble tenga algún tipo de orificio también es necesario colocar un relleno en la zona para que la laca del mueble sea lo más óptima y pareja posible.

Antes del proceso de lacado a través de los esmaltes, deberémos lijar el mueble a tratar. Seguro que podéis hacerlo a mano aunque lo mejor es poder utilizar una  lijadora eléctrica con la que iremos más rápidos y el resultado será mucho mejor. La lija de mano os puede servir para zonas a las que la lijadora no ha llegado. Una vez hemos lijado todo el mueble llega el momento de dar una mano de imprimación, y para que podamos comenzar a preparar el mueble para el lacado posterior. Tras dejar que se haya secado (podemos optar por pintar y esperar al día siguiente para continuar) deberémos lijar entonces con la lija fina para que de este modo no salte la pintura o no nos llevemos mucha. Podemos entonces dar la primera capa de lacado y no te preocupes si no queda todo cubierto ya que podemos aplicar más capas de esmalte. Es bueno que el esmalte se coloque en una cubeta y que le coloquemos un poco de aguarrás. Para poder aplicar este esmalte, lo mejor es usar la paletina que si no ha sido utilizada antes, lo mejor es limpiarla bien con agua y jabón previamente. El esmalte hay que aplicarlo de forma cuidadosa y en cada uno de los lugares concretos del mueble. Ten cuidado con aquellos lugares como los marcos o las manijas.

El esmalte hay que dejarlo secar al menos 8 horas para que tome consistencia. Ten en cuenta la cantidad de tiempo que te dicen en el envase el fabricante, pero de esa cantidad de horas, tienes que sumar unas dos o tres horas más ya que se trata del tiempo en el que se puede tocar y que no quedarán manchas pero se necesita más tiempo para realmente seguir trabajando con ello.

Llegado este momento hay que volver a lijar. La lija es bueno hacerlo de forma circular para que sea más pareja y permita quitar los excedentes que existan en ella.

Volvemos a lacar tras haberse secado el esmalte y para que todo el mueble esté uniforme y quede preparado para su última capa.

Cuando se termina el lacado del mueble, hay que colocar un poco de cera y pulir sobre ello.

Lo cierto es que lograr lacar un mueble no es algo imposible y será cuestión de seguir bién los pasos y sobretodo de ir practicando poco a poco .

Consejos para un buen lacado:

El lacado no deja de ser un tipo de barniz por lo que podemos dar cuantas capas queramos aunque eso sí, antes de cada una de ellas es recomendable dejar secar la que hayamos aplicado y que lijemos bién la superficie cada vez que vayamos a pintar. El hecho de tener que lijar cada vez que vayamos a aplicar esmalte será algo bastante engorroso,  pero lo cierto es es necesario ya que a veces os daremos cuenta que quizás hemos aplicado demasiado esmalte o pintura y que esta ha quedado arrugada. Con un lija fina conseguiremos que toda la superfície nos quede lisa y uniforme.

Video de cómo lacar muebles:

Otros artículos de interés en Bricolaje10: