Escrito por Tendenzias

Cómo hacer pompones de lana

Quien más, quien menos, todo el mundo ha tenido en sus manos alguna vez un pompón de lana. Ya fuera con fines desestresantes, decorativos o, sencillamente, por tener algo en las manos, es un elemento que no te cansas de toquetear y manosear. Lo que no todo el mundo sabe es que, además, es una manualidad de lo más sencilla de hacer. Y económica. Mucho.

Cómo hacer pompones de lana

Para demostrártelo, hoy te vamos a enseñar cómo hacer pompones de lana. Una tradición que poco a poco se ha ido perdiendo y que, por tanto, cada vez sorprende más cuando se utiliza para cualquier fin. Ahora que se lleva lo vintage, si tiras de pompón de lana para sorprender a tus amigos, serás un referente del sector. Que tiemble la ovejita Norit.

Cómo hacer pompones de lana paso a paso

Lo cierto es que explicar cómo hacer pompones de lana paso a paso, puede llevar más tiempo que hacer el pompón de lana en la vida real. Sencillo y rápido. Un DIY para gustarte y gustar a los demás.

Paso 1 – Coge los dos rollos de cartón de papel higiénico, pínzalos con los dedos (como aparece en la foto) y empieza a rodearlos con un borde del ovillo de lana.

Paso 2 – La cantidad de hilo que le pondrás a los rollos, dependerá del tamaño del que quieras el pompón. Toma los primeros que hagas como referencia, porque no es lo mismo un pompón para un llavero que para adornar el coche que le vas a regalar a tu hijo.

Paso 3 – Una vez alcances la medida adecuada, corta el ovillo con las tijeras. Lo mismo da que uses las de la carne, las de coser como las de los pelos de la nariz de Mercadona. Mientras corten, todo vale. La cosa es no gastar más de la cuenta y, obviamente, no vamos a comprar unas tijeras especiales para ovillos de lana.

Paso 4 – Toma los dos bordes y anúdalos, pasándolos primero por la intersección que hacen los dos rollos de papel (tal y como aparece en la foto)

Paso 5 – Antes de sacar el ovillo, anúdate uno de los bordes a un dedo. Este hilo saliente te servirá para, una vez terminado, colgar, atar o unir el pompón a lo que tú quieras. ¿Has visto que práctico?

Paso 6 – Una vez hayas sacado el ovillo, vuelve a anudarlo, esta vez abarcando todo el contorno. Dale 3 o 4 vueltas y dos o tres nudos fuertes, para asegurarlo bien. Aunque, en circunstancias normales, con un par de nudos tendrá más que de sobra.

Paso 7 – Una vez hechos los nudos, corta el borde más corto, el que no has guardado para más adelante. Déjalo lo más pegado posible a los nudos, y así evitarás que haya hilos que rompan la armonía de esta obra de arte que te estás marcando.

Paso 8 – A continuación, corta las puntas al pompón. La idea de cortar los hilos, además de dar el tamaño deseado al pompón, es que las hebras no queden colganderas, sino de punta y bonitas.

Paso 9 – El objetivo es que el pompón quede como en la foto, como si le hubieras echado cera y estuviera con los pelos de punta. El efecto es mucho más divertido que si estuviera lacio y muerto, como un pelo sin Pantene. ¿Por qué hacemos esto? Porque tú lo vales.

Paso 10 – Dale unos últimos retoques a tu pompón y hazte a la idea de algo importante: vas a estar encontrando restos de ovillo de lana hasta cinco años más tarde. No te sulfures, no es culpa tuya. Son unos maestros del escondite.

Paso 11 – ¡Voilá! Ya tienes tu pompón y con él, tu viaje a los años 80. Mola, ¿verdad? Y sin Delorean.

Paso 12 – Haz varios modelos y ves tomando medidas, tamaños y cantidad de material que necesitas, para no pasarte comprando ovillos por toneladas.

Materiales para hacer pompones de lana

Cuando decimos que ésta es una manualidad low cost, no exageramos un ápice. Los materiales para hacer pompones de lana son extremadamente baratos, cuando no los tienes ya por casa. De hecho, lo único que tendrás que comprar, será el ovillo de lana, y éste te dará para varias unidades, así que el negocio es redondo.

¿Qué necesitas?

  • Dos rollos vacíos de papel higiénico
  • Tijeras
  • Ovillo de lana

¿Ya? Sí, ya está.

Decoraciones con pompones de lana

La pregunta que muchos se hacen, una vez han terminado sus 250 pompones de lana es, ¿ahora qué hago con ellos? Pregunta completamente mal formulada, pues la correcta sería qué no haces con ellos. Aquí tienes varias ideas de decoraciones con pompones de lana. Put a pompon in your life.

Regalos – Vas a regalar algo a alguien. Ponle un pomponcito a la caja o a la bolsa y, sobre todo, importante, di que lo has hecho tú. Ya sabes que lo DIY le aporta valor sentimental a todo presente. Así, si no le gusta, no te dirá nada porque sabrá que al menos te has esforzado. La psicología del regalo en el siglo XXI es muy importante. Si le regalas un iPhone, da igual que lo entregues en una bolsa de Carrefour.

Carrusel – Es posible que tu bebé tenga pesadillas de mayor y acabe en el psiquiatra, pero compensará por la cantidad de ‘Oiiinssss, qué mono’ que escucharás de toda persona que entre y vea este carrusel sobre su cuna. Postureo máximo en favor del aplauso ajeno.

Cortinas – Hay quien ha bautizado, de forma muy acertada, estas cortinas como modelo Emmanuelle. Razón no le falta. La evocación inmediata es a una peli soft de los años 70. Ahora, el punto hippie también mola bastante. Aún así, hay que tener mucho valor para poner esto en tu casa.

Cuadro – Si te pones delante de este cuadro, y dices tres veces en voz alta la palabra pompón, el cuadro te absorberá y tu alma quedará vinculada a uno de los pompones de por vida. Una muerte muy cuqui pero no por ello menos cruel.

Manta – Las cosas como son, esto no queda mal. Aún así, si tienes una manta cool y simpática como ésta, no la estropees con los pompones.

También te puede interesar:

Bricolaje10.com

Newsletter