Escrito por Tendenzias

Ideas de chimeneas rústicas con encanto

Hablar de chimeneas en verano, en plena ola de calor y con 40º en todo el país, parece una temeridad. No obstante, el invierno termina llegando y tener una cerca, no parece tan mal negocio cómo lo es en época estival. Por tal motivo, hoy te traemos ideas de chimeneas rústicas con encanto.

El toque de calidez, familiaridad y abrigo que da una chimenea a una casa es indescriptible. Mucho más cercano que un radiador. Donde va a parar. De ahí que las ideas de chimeneas rústicas con encanto no sean tan descabelladas en verano. El hecho de que la instales en tu casa, no quiere decir que tengas obligación de encenderla. Puedes dejarla instalada y disfrutar de ella desde el primer atisbo de frío que llegue. Prevenir es vivir, que diría Ramón Sánchez Ocaña

Ideas de chimeneas rústicas con encanto

A la hora de abordar ideas de chimeneas rústicas con encanto, debemos tomar una decisión capital: el tipo de chimenea rústica que queremos. Puede ser de ladrillo, de leña o de piedra. La decisión no es fácil, como vas a comprobar cuando eches un ojo a las ideas de chimeneas rústicas con encanto que te vamos a presentar. Y de las que te vas a enamorar.

Chimeneas rústicas de ladrillo

Comenzamos el recorrido por las mejores ideas de chimeneas rústicas con encanto con las más habituales en el siglo XXI. Hablamos de las chimeneas rústicas de ladrillo. Su versatilidad, elegancia y capacidad para adaptarse a cualquier entorno, la han convertido en un elemento imprescindible en todo salón con espacio.

En este caso, y aunque parezca una pantalla de televisión, la chimenea rústica de ladrillo está en la columna de la derecha. Las nuevas tecnologías han llegado al mundo chimenea, y permiten que la visión de la misma, parezca una pantalla LED. No lo es. Al retirarla, podremos poner el fuego como siempre, pero la diferencia es que lo veremos como si tuviéramos puesto Netflix. O, mejor aún, la Tablet Fire de Amazon en tamaño de 50 pulgadas.

Otra chimenea rústica de ladrillo que combina de maravilla lo contemporáneo con lo clásico es la siguiente opción. En una columna de ladrillo irregular, la chimenea hace de base. A modo de urna, con un cristal especial para altas temperaturas, el efecto multiplicador de la luz y el calor es tremendo. Ideal para salones amplios y diáfanos.

Pero claro, hay quien gusta de todo a lo grande. En este caso, la opción de una chimenea rústica de ladrillo XXL no es descabellada. Es más, como vemos en la foto, queda de maravilla. Basta con ampliar el espacio frontal de la misma, con unas dimensiones que pueden alcanzar los 1,5 metros de ancho. Obviamente, en un salón de 40 metros cuadrados, no parece tan grande. El ladrillo irregular recubre la chimenea a la vieja usanza, pero con un toque moderno, ideal para la casa. Nada como un fuego en la chimenea rústica de ladrillo gigante, a la luz de las estrellas.

La última opción de chimeneas rústica de ladrillo que traemos es para quienes gustan de lo clásico. En una casa completa de madera, si queremos romper con el tono, nada mejor que hacerlo con una chimenea de ladrillo clásico y gordo. Cerrada con portón de bronce, ideal para hacer pizzas, dará calor a toda la estancia y la madera lo guardará como oro en paño. Eso sí, ojito con las ascuas. De ahí el portón.

Chimeneas rústicas de leña

Por suerte, y por salud, las catalíticas quedaron prohibidas hace años. Este hecho hizo que los fabricantes pusieran algo más de corazón e imaginación en sus chimeneas rústica de leña. Se agradece. Y aquí tenemos la muestra. Lo que podría ser una chimenea de lo más clásica, se convierte en un elemento moderno y rompedor, cambiando algunas de sus líneas de diseño.

El color gris metalizado, el atizador a juego y la estantería para colocar los cascorros no son sino la confirmación de que las chimeneas rústica de leña han entrado en el siglo XXI de lleno. Bienvenidas.

Pero claro, hay clásicos que nunca mueren. Si vamos al pueblo, a una casa rural o nos perdemos en la montaña, como en una película de miedo, lo más normal es encontrar una chimenea rústica de leña. Da miedo. Sí. La casa también. Si no es de alguien conocido, no os quedéis demasiado tiempo en ella. Haced la foto y salid por patas.

Y si las chimeneas rústica de ladrillo pueden tener portones, por qué no las chimeneas rústica de leña. Este diseño permite poner chimenea en cualquier estancia de la casa, eso sí, con salida de humo. Además, el portón impide que todo se ponga perdido de cenizas.

Por último, un clásico que nunca falla de las chimeneas rústica de leña, la chimenea modelo jaula. Para tener el fuego y los palos controlados.

Chimeneas rústicas de piedra

Terminamos nuestro repaso a las ideas de chimeneas rústicas con encanto con tres chimeneas rústica de piedra. Un material cada vez más en boga, por motivos obvios. Duradero, económico y estético como pocos. Sin ir más lejos, este salón, con toque zen ibicenco, todo de blanco, salvo la rompedora chimenea rústica de piedra. Una maravilla.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Otra opción es la chimenea rústica de piedra redondeada. Lo del banco junto a la puerta, parece buena idea para los palos, pero no para que la gente se siente en él. A menos que quieran estar asados, literalmente, en poco más de media hora.

La última idea que traemos no es nuestra. Es más, puede ser el modelo de chimenea más antiguo que exista. Esta chimenea rústica de piedra está tallada, directamente, en una gran piedra a la que se le da forma. Utilizada para cocinar grandes cantidades de comida, su uso es cada vez menor y pasa por ser la menos estética de las presentadas. Aún así, el encanto conservador que tiene, hace imposible no incluirla.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos