Cómo limpiar el ordenador por fuera y por dentro

Ese amigo que te llega y te cuenta que ha metido a su ordenador el motor de un Airbus, el procesador que usan en la NASA, una tarjeta gráfica como la que usa El Rubius y un ampliación de RAM en la que cabrían todos los papeles de Wikileaks. Y resulta que el ordenador no tira bien porque está más sucio que el palo de un gallinero. Si aprende cómo limpiar el ordenador por fuera y por dentro, es posible que funcione

Aunque mucha gente no lo sepa o no quiera saberlo, cuanto menos cuidado, físicamente hablando, tengamos el ordenador, peor funcionará. Es lógico. Si los componentes del equipo acumulan dos dedos de mierda, parece normal que el rendimiento se vea afectado. Por ello, es más que aconsejable saber cómo limpiar el ordenador por fuera y por dentro. Y hoy te vamos a enseñar.

Cómo limpiar el ordenador por fuera

Los ordenadores, lejos de lo que mucha gente piensa, tienen un gran enemigo que no es el agua. De hecho, el agua puede complicarte mucho si está encendido, pero tiene casi mejor solución que el auténtico némesis de la informática: el polvo.

De hecho, que llegue agua a un ordenador, es altamente complicado, si no hay intervención humana o animal de por medio. Que llegue el polvo a todos los rincones del equipo, más que complicado, es inevitable. Lo peor es que éste ataca tanto por fuera como por dentro. Lo que viene a ser un ataque por varios flancos. Quién nos iba a decir que el polvo estaba tan bien organizado.

ANUNCIO

Así las cosas, si queremos vencerlo, toca actuar de la misma forma. Es decir, organizados. Por ello, vamos a ir por partes y vamos a empezar viendo cómo limpiar el ordenador por fuera. Básicamente, porque es la parte más fácil del zafarrancho de limpieza al que nos enfrentamos.

huelga decir, aunque conviene recordarlo, que a la hora de limpiar un ordenador y sus periféricos, es innegociable desconectarlo de la toma eléctrica. Con esta medida, no sólo evitamos calambres, sino que prevenimos daños por descarga que se puedan producir en algunas de las piezas.

Por otro lado, conviene tener espacio e iluminación a la hora de limpiar el ordenador, para trabajar más cómodos. No sólo eso, es aconsejable que pongas un mantel debajo de la mesa en la que vayas a limpiarlo, para que recoja la suciedad que saques y no se quede pegada al propio ordenador.

ANUNCIO
  • Pantalla – Empezamos por lo fácil y es que con una mopa atrapapolvo o un paño, ya la dejaremos varios puntos más nítida de cómo estaba de primeras. Si queremos que brille, podemos usar un producto especial para cristales, que le dará un punto más de pulcritud. Ahora, si quieres que brille como si fuera nueva, un truco que usaba el mismo Steve Jobs es echar unas gotas de alcohol en un trapo y darle en círculos a la pantalla. Posteriormente, secarlo con un trapo seco y quedará como si viniera de la tienda.
  • Caja – La parte más importante, básicamente porque protege todo el esqueleto interior del ordenador. La parte más rudimentaria, se puede limpiar con un paño húmedo. Ahora, lo importante es la zona de la rejilla. Y es que ésa es la parte que permite que el equipo ventile y no pete. Es decir, si el polvo no deja pasar el aire, mal negocio. Para dejarla como los chorros del oro, podemos coger un cepillo de dientes o la brocha del teclado y darle con ganas, hasta que quitemos todo el polvo. El que no quitemos, no sólo molestará sino que acabará por colarse en el interior y afectar a elementos más frágiles

  • Ratón – Un periférico clave que, además, atrae el polvo hasta sin usarlo. Pueden ser ópticos o mecánicos, aunque estos últimos están al borde de la extinción ya. No obstante, se limpian igual, así que no habrá problema. Para dejarlo impoluto, el primer paso es desconectarlo del ordenador, por lo que pueda pasar. Además, le retiraremos las pilas. Con un paño humedecido con alcohol, limpiamos la carcasa, con cuidado de no calar al interior. Así de sencillo.
  • Cableado – Así acabarás como se te rompa el ordenador por no haberlo limpiado: muy cableado. Esta parte del equipo es muy fácil de limpiar, porque acumula pelusas tamaño ratón. Con un aspirador o un trapo, puedes darle un lavado de cara importante.

Broken cracker will make your keyboard broken too

Es importante que, a la hora de limpiar el ordenador por fuera, nunca uses disolventes ni abrasivos, incluso si crees que es lo más conveniente. No lo es.

Cómo limpiar el teclado del ordenador

Aunque suene a broma, no está de más limpiar el teclado una vez cada 15 días. Es la parte que más usamos, la que más recovecos tiene y la que más suciedad acumula, a proporción del tamaño. Por tal motivo, debemos dedicarle 5 minutitos quincenales para limpiarlo, fijarlo y darle esplendor. Tan sencillo como darle la vuelta y alucinar con la de mierda que cae. Una vez retirado todo, antes de que lo vea nadie, podemos coger una brocha fina, un pincel o, mejor aún, una pera de aire para soplar la suciedad y dejarlo impoluto.

La parte de plástico, al igual que la pantalla, con un trapo húmedo quedará como nueva. Ahora, si queremos dedicarle un poquito más de cariño, una buena opción es coger un bastoncillo de las orejas, impregnarlo con alcohol e ir limpiando tecla a tecla y hueco a hueco. Merece la pena el esfuerzo.

Para complementar esta limpieza y que todo quede impoluto, vienen muy bien los botes de aire comprimido. Las especiales para este tipo de elementos, traen un tubito que permite al aire entrar en zonas donde no llegarías con el bastoncillo.

Y si ya que te has puesto, buscar la limpieza premium, y dejar el teclado como si fueran a exponerlo en el MOMA, también tienes la opción de hacerlo. Para ello, puedes ir quitando las piezas una a una y limpiándolas a conciencia, por fuera y por dentro. Para ello debes hacer palanca para sacarlas, con cuidado de no romperlas. Lo más aconsejable es usar un destornillador pequeño.

ANUNCIO

Cuando tengas la tecla fuera, aprovecha para atizar en el hueco con el aire comprimido y retirar los restos de polvo que haya. Mientras, las teclas las puedes ir limpiando con un trapo húmedo, el bastoncillo o un paño, pero con cuidado de que no caiga líquido alguno al interior de los huecos de las teclas. A lo mejor sólo pierdes una letra, pero sería imposible trabajar sin ella, sea la que sea.

Dicho lo cual, y como mucha gente no tiene botes de aire comprimido o ganas de comprarlos, también puedes usar el secador de pelo para esta labor. Basta con ponerlo a un mínimo de 5 centímetros de distancia y elegir la opción media de calor para aplicar el aire templado a las teclas del teclado y sacarle más polvo del que jamás habrías imaginado que cabía en su interior.

Cómo limpiar el ordenador por dentro

Una vez adecentado por fuera, toca aprender cómo limpiar el ordenador por dentro. Ahora, vaya por delante que si no nos atrevemos a hacerlo, hay empresas que por un precio muy ajustado te lo limpian y te lo entregan en pocas horas. Merece la pena. Que nos lanzamos a la piscina y lo hacemos nosotros, esto es lo que hay que hacer:

  • Lo primero es desmontar la caja y dejar el equipo al desnudo.
  • Si no estamos seguros de cómo va el interior del ordenador, conviene hacer un dibujo e ir señalando todo lo que retiramos para limpiar. Desde cables, a tornillos pasando por componentes. Dibuja el elemento, su color, el nombre y la zona en la que va puesto o acabarás teniendo un problema.
  • Si no vamos a mover ninguna pieza, coger un paño y limpiar lo más llamativo y gordo de primeras. Es importante que el elemento que usemos no esté mojado, ni siquiera húmedo.
  • Acto seguido, cogemos el bote de aire comprimido y soplamos como si no hubiera un mañana en todos los recovecos que veamos. Tampoco es mala opción la de usar un aspirador de mano, así chuparemos la suciedad, en vez de expulsarla, con el riesgo de que algún resto de incruste más en alguna pieza.

Cómo limpiar los ventiladores

Si sabemos cómo hacerlo y optamos por desmontar las piezas del ordenador, debes saber que cada una tiene su forma de limpiado. Más que nada, para no dañarlas. Y es que, incluso con el compresor de aire comprimido, parte del polvo se va a mantener en el ordenador, aunque sea en la parte del fondo al que lo has enviado. Así, lo primero es saber cómo limpiar los ventiladores.

Una vez hayas retirado los ventiladores (y anotado cómo va cada cable conectado), sóplale con aire comprimido pero sujeta las aspas. Sí, es muy divertido jugar al molinillo pero puedes cargarte el rotor y, entonces, deja de tener gracia. A continuación, con un paño con alcohol, limpia las barras del ventilador y vuelve a colocarlo cuando se seque.

Cómo limpiar la memoria RAM

El siguiente elemento a limpiar es la memoria RAM y las tarjetas adicionales que tenga el equipo. En este caso, coge una brocha o un pincel y pásalo por los zócalos donde van conectadas las tarjetas. Cuando termines, pasa una aspiradora de mano para absorber el polvo y no repartirlo por toda la zona.

ANUNCIO

Cómo limpiar la placa base

Si vas a limpiar la placa base de tu ordenador, es importante que la retires para que el polvo no se vaya a otros componentes. Una vez retirada, coge brocha o pincel y dale con cuidado por todos los recovecos. Para dejarlo niquelado, atízale con la aspiradora, no sólo a la placa base, sino también la zona que ocupa en el ordenador, para retirar todo residuo que haya dejado.

Y ahora toca volver a poner todo en su sitio y confiar en que vuelva a funcionar. Y lo hará. Y mucho mejor que antes.

También te puede interesar:

También te puede interesar