Cómo limpiar los radiadores paso a paso

Saber limpiar los radiadores de forma eficaz os ayudará a dedicarle menos tiempo a esta tarea del hogar, a la par que os será mucho más sencillo y útil. Se recomiendan hacer este tipo de limpiezas más a fondos al menos cuando inicia y cuando finaliza la temporada de frío, que también suele coincidir con las purgas de los radiadores. Si mantienes en buen estado los radiadores verás que también van a durar más tiempo y que previenes la aparición de gérmenes o bacterias que puedan enfermarte. Te mostramos cómo limpiar los radiadores paso a paso.

Qué necesitas para limpiar los radiadores

Limpiar radiador

Lo mejor de la limpieza de radiadores es que no necesitas productos específicos ni complicados de encontrar o de utilizar, puedes optar por escoger artículos que puedes utilizar para la higiene de otros espacios de tu casa. Nosotros solemos utilizar estos utensilios:Aspiradora

  • Plumero o bayeta quitapolvo
  • Varillas
  • Esponja y trapo
  • Cubo con agua jabonosa
  • Paños
  • Cinta adhesiva
  • Papel absorbente, periódicos o bayetas absorbentes

De forma completamente opcional, me parece importante que sepáis que existen cepillos de limpieza específicos para los radiadores y que podéis encontrar en grandes superficies o tiendas online. Se trata de unos cepillos cónicos que pueden ser ideales para los que tengáis radiadores difíciles de limpiar, puesto que se adaptan muy bien a cualquier superficie y atrapan el polvo fácilmente.

Cómo limpiar los radiadores paso a paso

Limpiar radiador

ANUNCIO

El primer paso y más importante es apagar el radiador (si es que es eléctrico). Es fundamental que siempre que vayas a hacer la limpieza de algún aparato eléctrico esté apagado para que no puedas hacerte daño o puedas provocar un daño a la casa o al propio radiador. En el caso de que se trate de un radiador de agua solo tienes que asegurarte de que se encuentra completamente frío para no hacerte daño ni quemarte.

Cubre el suelo bajo y a los lados del radiador con papel de periódico, revistas o el papel que tengas que sea absorbente. Si no tienes ninguna de esta opciones y tienes bastantes bayetas, también puedes utilizarlas. Este paso no es imprescindible pero sí que muy recomendable para que puedas limpiar sin llenarlo todo de agua y jabón.

Valora la posibilidad de cubrir también las paredes que se encuentran alrededor si crees que puedes mancharlas. Limpiar un radiador no es una tarea de misión imposible ni que vayas a poner la casa patas arriba, por lo que si tienes paciencia y limpias con cuidado, este paso no es necesario.

Una vez que ya tienes todo preparado para limpiar con comodidad y sin preocupaciones, toca limpiar el radiador. Para limpiarlo de verdad, en conciencia, tienes que limpiar el radiador por todas las rendijas y recovecos. Sé que hay algunos radiadores más cómodos que otros de limpiar, que algunos son más accesibles, pero independientemente de cómo sea, hay que hacerlo.

ANUNCIO
  1. Primero comienza retirando todo el polvo de la superficie del radiador. Para ello puedes utilizar un plumero, una bayeta atrapa polvo, o el sistema que utilices para el resto de la casa. Si tienes un aspirador con boquilla pequeña, apta para los rincones, mejor que mejor (para mí el aspirador es el mejor invento para quitar el polvo).
  2. Limpia el radiador por dentro utilizando una varilla fina y larga. La idea es que la varilla se convierta en tu brazo extensible, de tal manera que puedas tirar de ella e ir limpiando el interior sin que tengas que meter el brazo hasta el fondo. Pues bien, ayúdate de la cinta adhesiva para atar el palo al trapo seco y que no se mueva. Después, solo tienes que ir introduciéndolo entre las rendijas, ir pasándolo de un lado al otro para limpiarlo bien por dentro y que vaya cayendo o adheriéndose el polvo.
  3. Humedece un trapo con agua y jabón, un jabón neutro o uno que utilices para la limpieza será estupendo. Ahora cambia el trapo seco del paso anterior por este trapo humedecido, átalo con la cinta adhesiva al palo y repite el proceso anterior. Limpia todo el radiador por dentro.
  4. Lava y aclara el trapo hasta que veas que ha perdido todo el jabón. Ahora toca volver a meterlo en el radiador para que pueda terminar de desaparecer el jabón del interior. Dicho de otra manera, estáis aclarando el radiador y retirando todo el jabón.
  5. Si ves que el trapo se ha quedado muy húmedo después de este paso, lo recomendable sería cambiarlo por uno seco y repetir el proceso hasta que el radiador quede seco por dentro. Si veis que no ha quedado muy húmedo, podéis dejar que se seque el interior a temperatura ambiente.
  6. Limpiad las esquinas del radiador con un cepillo o un trapo humedecido, aprovechando también para limpiar bien los conductos exteriores del radiador.

Depende del radiador que tengáis en casa, habremos acabado o no la limpieza del mismo. Si tenéis un radiador con pared al final, tenéis que realizar la misma técnica del trapo con la varilla para que quede bien limpio, enjabonado, aclarado y seco. Por supuesto, fijaros en que las esquinas quedan bien limpias.

¿Habéis conseguido que salga todo el polvo? En el caso de que no sea así, es importante que tengas en cuenta que aún os quedan más opciones disponibles para lograrlo. Una de ellas es el uso del vapor para que salga hasta la suciedad más rebelde. Solo tienes que encender la máquina y aplicar el vapor directamente sobre las zonas del radiador que necesitas poder limpiar con mayor profundidad, verás cómo incluso la suciedad que se ha endurecido con el tiempo va cayendo.

Cómo purgar los radiadores

Si estáis cansados de tener que purgar los radiadores anualmente, que sepáis que existe un aparato de pequeñas dimensiones, muy similar a la olla a presión que lo que hace es exactamente lo mismo, expulsa el aire de forma automática cuando hay una alta condensación del mismo. Así se asegura uno de que el radiador funcione correctamente, aportando calor de forma homogénea por toda su superficie.

Si no lo tenéis, os voy a dejar un vídeo cortísimo donde os muestran perfectamente cómo purgar los radiadores en casa:

También te puede interesar