Cómo limpiar un sofá de tela

Nunca es plato de gusto pero, en más de una ocasión, no queda remedio. Si ya te contamos cómo limpiar un sofá de piel, en esta ocasión vamos a hacer lo propio pero con otro tejido. Saber cómo limpiar un sofá de tela te ahorrará dinero, tiempo y disgustos. Y es que, por mucho que nos empeñemos, un sofá siempre se acaba manchando.

Cómo limpiar un sofá de tela

Aunque cueste darse cuenta, el sofá es una de las zonas de la casa en la que más tiempo pasamos. Obviamente, comemos, bebemos y, si tenemos niños o mascota, es irremediable que se manche. Incluso si tenemos todo el cuidado del mundo, el paso del tiempo hará que la suciedad aparezca. El secreto está en saber cómo limpiar un sofá de tela y que éste quede como nuevo.

Hablamos de cómo limpiar un sofá de tela porque, a día de hoy, son los más habituales en los hogares. Un tejido que, por suerte, tiene muchas y muy efectivas formas de ser limpiados. En este caso hemos recopilado las más efectivas. Eso sí, antes de aplicar ninguna, prueba en alguna zona del sofá no muy visible, por si la tela decolorara. No es lo habitual pero puede pasar.

Cómo limpiar un sofá de tela: vinagre y bicarbonato

La mezcla no suena muy prometedora, pero la combinación de vinagre y bicarbonato es tremenda para limpiar un sofá de tela. En este caso, debes seguir estos pasos:

ANUNCIO
  • Agua templada – Llena un cubo con un litro de agua tibia y añade una cucharadita de bicarbonato y un vaso de vinagre. Mezcla bien hasta que quede homogéneo.
  • Limpieza circular – Introduce un paño limpio en la mezcla y usa este paño para limpiar el sofá en las zonas sucias, pero también en las limpias. Los movimientos para la limpieza deben ser circulares para que el producto penetre y actúe.
  • Todo el sofá – Aunque sólo tengas una mancha que limpiar, si recurres a esta mezcla, deberás aplicarla a todo el sofá

Recuerda no echar nunca vinagre directamente al sofá. De hacerlo, te será muy complicado quitarle el olor.

Cómo limpiar un sofá de tela: Agua oxigenada

Seguro que hace tiempo que no usas el agua oxigenada, ¿verdad? Pues después de probar a limpiar un sofá de tela con ella, se convertirá en un poderoso aliado contra la suciedad. Y es que el agua oxigenada es perfecta para quitar las habituales manchas de sudor del sofá. También las de sangre, más habituales de lo que pueda parecer. Eso sí, si no quieres dejar marca, debes seguir estas instrucciones:

  • Rebaja con agua – Para reducir la efervescencia del agua oxigenada, combínala con la misma cantidad de agua templada
  • Paño limpio – Al igual que antes, debemos aplicar la mezcla a todo el sofá, aunque insistiendo en las zonas más manchadas.
  • Dejar actuar – Una vez aplicado, deja que el producto actúe entre 10 y 15 minutos y retira la mezcla con un paño mojado en agua templada.

Cuando se seque, el sofá de tela estará como nuevo.

ANUNCIO

Cómo limpiar un sofá de tela: Sal

Si lo pensamos, la sal es un blanqueador natural de una eficacia tremenda, especialmente activo contra las manchas de grasa. Si es tu caso, no tienes más que seguir estos pasos para dejar el sofá reluciente:

  • Tres limones – Mezcla el jugo de tres limones con tres pellizcos de sal hasta que todo quede ligado
  • Paño limpio – Moja un paño limpio en el líquido y aplícalo solo en las zonas donde haya manchas.
  • Deja secar – Espera unos 15 minutos, hasta que actúe, y retira los restos con agua en abundancia.

Cuando el sofá de tela se haya secado, comprobarás que la grasa y la suciedad han desaparecido.

Cómo limpiar un sofá de tela: Amoniaco

A la hora de limpiar un sofá muy sucio, tenemos la opción extrema del amoniaco, con la que debemos tener mucho cuidado. Ahora, que sea un producto muy fuerte, no quita para que sus propiedades desinfectantes sean ideales para adecentar un sofá muy sucio. Eso sí, para aplicar el amoniaco con seguridad, debes seguir estos pasos:

  • Aspiración – Antes de coger el amoniaco, pasa la aspiradora por el sofá, para retirar toda la suciedad, polvo, pelusas y demás porquería visible que pueda tener.
  • Mezcla – A continuación, mezcla un litro de agua templada con un 100 ml de amoniaco (o un chorreón)
  • Esponja – Usa una esponja para aplicar la mezcla al sofá. También te valdría un cepillo con cerdas suaves
  • Organización – Aunque se irán viendo las zonas que están limpias, conviene que te organices bien el sofá para no dejar zona alguna sin limpiar

  • Retira el amoniaco – Para retirar la mezcla, coge un paño limpio y mójalo en agua tibia. Al pasarlo, verás que la suciedad se queda pegada al paño y se va quitando del sofá. Obviamente, tendrás que ir limpiándolo o, incluso, coger otro paño.
  • Ventilación – Una vez hayas terminado, abre todas las ventanas y crea algo de corriente para que ventile la zona en la que estés, pues el amoniaco habrá dejado un olor muy fuerte.

Cómo limpiar un sofá de tela: Vapor

Si tenemos un robot limpiador al vapor, podemos usarlo a nuestro favor para limpiar un sofá de tela. Y es que el vapor ayuda a disolver la suciedad y recuperar los colores del tapizado.

ANUNCIO
  • Cabezal indicado – Para limpiarlo, basta con seleccionar el cabezal indicado por el fabricante para telas y pasarlo por todo el sofá. Es una operación que deberíamos llevar a cabo una vez cada 15 días. Así mantendremos el sofá limpio e higienizado.
  • Cepillo de cerdas muy suaves – Una vez hayamos pasado la máquina de vapor, se recomienda pasar un cepillo de cerdas suaves o especiales para telas, por todo el sofá. Con este gesto evitaremos que cualquier pelusa que se haya formado, se quede en el sofá de tela.

Cómo limpiar un sofá de tela: Limpieza en seco

El último truco para enseñarte cómo limpiar un sofá de tela, te permitirá lavar tu sofá en seco. Una limpieza que se recomienda para zonas con mucha humedad (como las situadas en la costa) o donde el aire no fluya con normalidad, dificultando el secado.

  • Aspira la suciedad – Antes de comenzar la limpieza en seco, debes aspirar y retirar la suciedad visible sobre el sofá de tela
  • Productos recomendados – Para la limpieza en seco, tenemos la opción de usar algún spray específico o bicarbonato. En ambos casos, se utilizarían sin mezclarlos con agua o elementos líquidos
  • Cepillo – Para ejecutar la limpieza, aplica el producto que hayas elegido y usa un cepillo limpio que te ayude a eliminar los residuos.
  • Paño seco – Retira los restos con un paño seco y dejarás en sofá listo para usarse

También te puede interesar:

También te puede interesar