Escrito por Tendenzias

Pasos y consejos para hacer la encuadernación japonesa

La cultura de Japón es muy diferente a la que tenemos en occidente, lo cual se ve traducido en numerosas diferencias, incluso en las cosas más pequeñas e insignificantes. Sin embargo, cada vez nos atraen más las cosas que vienen de oriente, y quizá por eso se haya puesto tan de moda la encuadernación japonesa.

Qué es la encuadernación japonesa

La forma de encuadernar libros o libretas en Japón no tiene mucho que ver con la de occidente. Allí se considera algo innecesario incorporar una portada tal y como las conocemos hoy. Generalmente, en Japón los grandes libres se dividen en volúmenes, y para encuadernarlos rara vez se usan cubiertas gruesas.

En lugar de eso, se suele recurrir a un tipo de encuadernación mucho más sencilla y minimalista, basada en el uso de un fondo de decoración y un lomo de cartón que sobresale, y en el que se puede incluir el nombre o algún otro pequeño detalle. Este tipo de encuadernación se denomina encuadernación japonesa, y posee la misma belleza y simplicidad que un haiku.

Ahora que cada vez está más de moda este tipo de encuadernación japonesa, te enseñamos cómo puedes hacer que tus propios apuntes, relatos o incluso tu diario personal, tengan un aspecto de lo más original.

Materiales para hacer la encuadernación japonesa

No es demasiado difícil ni tampoco vas a necesitar demasiado material. Eso sí, no se parece a la encuadernación que nosotros conocemos, y hay que usar algunos materiales específicos.

En principio lo que vamos a necesitar es:

  • En primer lugar, las hojas que deseamos encuadernar. Este tipo de encuadernación se recomienda para libros, cuadernos o liberas que no pasen de las 50 hojas aproximadamente.
  • El papel o tela con el fondo que queramos poner.
  • El cartón, que te va a servir para hacer las cubiertas del libro.
  • Un adhesivo para materiales porosos.
  • Hilo de cáñamo o hilo normal para el lomo.
  • Alguna herramienta punzante
  • También necesitaremos algunas otras ayudas básicas, como una regla para las medidas, un lápiz para hacer marcas o una tijera, cúter o similares para cortar.

Cómo hacer la encuadernación japonesa paso a paso

Hacer este tipo de encuadernación no es nada complicado, salvo quizá el último paso, y se puede hacer de forma manual. Veamos cuáles son los pasos para hacerlo.

El primer paso es juntas las hojas que vayamos a incluir en el cuaderno y pegarlas, totalmente alineadas, por uno de los extremos. Para que el pegamento seque más rápido y las hojas no se muevan, podemos colocarles algo de peso encima.

Una vez que el pegamento se haya secado debemos cortar un trozo de cartón que sobresalga aproximadamente 2 milímetros sobre las hojas, y un trozo de tela o papel (el que usaremos para decorar) de unos 2 centímetros más que el cartón por cada lado. Estas serán las piezas con las que forraremos el cuaderno.

Pegamos el cartón a la tela, cuidando de que todo quede bien centrado. Será nuestra cubierta. Acto seguido debemos cortar las esquinas sobrantes (dejando un poco de margen) y pegar la tela sobrante por la otra cara del cartón, como si envolviéramos un regalo. Para tapar el cartón de la cara interior cortaremos un trozo de tela de diferente color y de 1 centímetros menos por cada lado que el cartón. La pegamos con un adhesivo en lo que será la cubierta interior, cuidando de que no quede ningún trozo de cartón visible.

Ahora llega el momento de hacer la tapa. Para ello marcamos dos líneas que deben ir a 0,5 y 4 centímetros del lomo, aproximadamente. Han de ser líneas rectas y paralelas entre sí y con el lomo. Una de las piezas, la de 4 centímetros, funcionará como lomo y será donde hagamos la costura japonesa, mientras que la de 0,5 centímetros nos servirá como separador.

Cortamos estas dos piezas y forramos la de 4 centímetros como hemos hecho antes (o incluso con otro papel o tela distinta). Las colocamos junto a la tapa, interponiendo la de 0,5 centímetros de anchura en el medio. Pegamos la tira más ancha y una vez hayamos terminado ya podemos retirar la de 0,5 centímetros, que simplemente nos ha servido de guía.

El cosido de la encuadernación japonesa

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Una vez que hayamos forrado el libro, queda la parte más distinguida de la encuadernación japonesa. Sujetar el lomo cosiéndolo con hilo.

Para ello primero tenemos que hacer 4 agujeros dispuestos verticalmente a unos 2 centímetros del lomo del libro. Han de atravesar el cuaderno al completo. Podemos utilizar un punzón o alguna herramienta similar.

Ahora llega el momento de coser, para lo cual hay que cortar 5 veces más hilo que la anchura del cuaderno.

Se empieza por el segundo agujero empezando por arriba, y pasando el hilo de arriba a abajo, dejando un trozo de hilo sobrante. Ahora se vuelve a pasar el hijo por el mismo agujero, también de arriba a abajo y ya tenemos hecho el primer anclaje.

Ahora pasamos la aguja por el tercer agujero, de abajo a arriba (es lógico ya que la aguja ya está en esa posición). Lo hacemos dos veces, igual que antes, y ya tenemos nuestro segundo punto de anclaje.

Prácticamente ya le has pillado el truco y el resto no difiere de estos pasos. Puedes verlo mejor en el siguiente vídeo:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Tipos de encuadernación japonesa

Existen numerosos tipos de encuadernación japonesa, dependiendo de los motivos decorativos, las diferentes tonalidades en la cubierta y la complejidad del cosido. Normalmente lo más habitual es diferenciar entre yotsume koji, la que hemos aprendido hoy y es la más conocida en occidente, o la kangxi, que es un poco más compleja y se usa de forma habitual en Japón.

En cualquier caso ambos tipos pueden quedar muy bien si practicamos un poco y es una manera sencilla de darle un toque personal a nuestros cuadernos de pintura, diarios, libros de poemas y un largo etcétera. ¿Qué te ha parecido? ¿Te ha llamado la atención? ¿Te atreves a intentarlo en tu casa?

Enlaces de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos