Escrito por

Las diferencias entre el ratán y el mimbre

Muchas personas, entre las que me incluyo, creen que el ratán y el mimbre es la misma cosa, pero no es así y es más, ambos materiales ni siquiera ocupan la misma categoría. Veamos algunas diferencias entre ellos.

muebles de mimbre

Diferencias entre el ratán y el mimbre

Para entender las diferencias entre lo que es el ratán y el mimbre, veamos sus orígenes: el ratán es una enredadera que crece en los bosques tropicales del Lejano Oriente. El ratán puede crecer cientos de metros de largo, y es una de las maderas más fuertes de la naturaleza.

La caña de ratán tiene un núcleo sólido, a diferencia de las cañas de bambú, por lo que dura mucho más y es más difícil de romper. Las varas de ratán deben ser cortadas en trozos pequeños para que se puedan fabricar los muebles. La piel exterior del ratán, sirve para envolver las articulaciones de los muebles.

El ratán, al igual que la caña el junco y el sauce, pueden ser maleados cuando están húmedos. Los mueblistas suelen mezclar en los muebles, el mimbre y el ratán, para ir añadiendo más firmeza en algunas partes, y más flexibilidad a otras.

Es un error creer que los muebles de ratán o mimbre son exclusivamente para los exteriores, ya que estos también pueden decorar y hacer funcional una habitación cualquiera.

La gran ventaja de los muebles de mimbre y en general, cualquiera que sea tejido con fibras naturales, es que son muy livianos y fáciles de transportar, se pueden pintar de color o barnizar, y siempre se ven maravillosos. Como ven, la gran diferencia de los materiales es su origen, y uso.

Materiales del mimbre y ratánmuebles de ratan

Para comprender un poco mejor la diferencia que existe entre ellos hay que saber que los dos son elementos naturales y que se utiliza para crear diferentes tipos de objetos sobre todo decorativos.

Cuando nos referimos al ratán nos estamos refiriendo a un tipo de material que tiene como origen del Lejano Oriente. Aunque parece un tipo de material delicado, es bastante resistente como lo puede ser por ejemplo una madera. Esto se debe a que tiene un núcleo central muy sólido que hace que la resistencia sea mucho mayor y que por ende sea más difícil que se rompa.

Cuando hay que realizar muebles con ratán, se necesita un poco de humedad porque es lo que hace que el material sea mucho más maleable y se pueda doblar y manejar como uno desee.

Muchas veces se mezclan partes de materiales de ratán con partes de mimbre o similares.

En cuanto al mimbre, hay que decir que parte a partir de un arbusto que tiene como origen el Antiguo Egipto. Es un tipo de planta que crece en campos naturales y que por ende cuenta con un tipo de resistencia muy grande.

A diferencia de ratán, cuenta con una flexibilidad muy grande que permite que se pueda moldear como uno desee y que también sea compatible con otro tipo de pinturas o complementos como es el barniz. Otra característica importante es que es un material ligero, lo que hace que se pueda trasladar de un lugar a otro.

diferencias mimbre y ratan

El mimbre se suele trabajar a partir de entrelazar el material hasta que obtenga el tipo de estructura y diseño que se desea. Cuando se combina con el ratán se logra mucha más resistencia entre ambos materiales.

Los muebles antiguos tanto de ratán como de mimbre suelen tener un precio elevado ya que son muebles muy resistentes y de estilo victoriano. Algunos de los tipos de objetos más comunes que se pueden encontrar con este tipo de materiales con por ejemplo canastas, revisteros, mesas o pequeños bancos que hacen que en definitiva se obtengan elementos decorativos muy bonitos, que aunque lo ideal es para el estilo victoriano, puedes combinarlo en otro tipo de estilos como un toque particular.

loadInifniteAdd(44636);

Cómo cuidar tus muebles de ratán y mimbre

Muebles ratán y mimbre
Como ya hemos indicado, tanto los muebles de mimbre como los de ratán están compuestos por fibras naturales, lo que hace que su mantenimiento sea un poco diferente de aquel que necesitan otro tipo de materiales. Por lo tanto, para que tus muebles de mimbre y ratán te duren mucho, queremos presentarte algunos consejos que te ayudarán a conseguir que se mantengan como el primer día durante años.

Mantén tus muebles en lugares bien ventilados y alejados de la luz solar. Generalmente, este tipo de muebles se consideran ideales para el exterior, especialmente por su carácter liviano y su facilidad de transporte. Sin embargo, es importante que los mantengas en un sitio fresco y bien ventilado para evitar que se resquebrajen con el paso del tiempo. Del mismo modo, también debes evitar que estén continuamente en contacto directo con la luz solar, dado que esto hará que se descoloren en poco tiempo. Por lo tanto, asegúrate de elegir para estos muebles un lugar bien ventilado y alejado de la luz solar. Si quieres usarlos como muebles de exterior, sería conveniente que te asegurases de taparlos cuando termines de usarlos o de guardarlos bajo techo al final del día para evitar que las inclemencias del tiempo puedan dañarlos.

¡Cuidado con la humedad! Es la peor enemiga de tus muebles. Siguiendo con el camino que apuntábamos anteriormente relacionado con la necesidad de poner tus muebles de mimbre o ratán en un sitio fresco y bien ventilado, pasamos a tratar el que sin duda es el peor enemigo de este tipo de muebles: la humedad. La humedad puede perjudicar mucho a tus muebles, no solo porque perjudica mucho a estos materiales, sino también porque puede provocar que empiecen a acumular moho, lo que hará que acaben directamente en la basura. Por lo tanto, asegúrate de mantener el agua bien lejos de tus muebles de mimbre o ratán. Nunca los limpies con trapos o paños húmedos y asegúrate de secarlos rápidamente si, por cualquier razón, entran en contacto con cualquier tipo de líquido. La vida útil de tus muebles de mimbre o ratán depende de ello.

Muebles de ratan y mimbre-2
No los limpies con productos químicos. Por regla general, los productos químicos suelen dañar mucho los muebles compuestos por fibras naturales. De hecho, incluso aquellos creados específicamente para tratar este tipo de muebles acaban deteriorándolos con el tiempo. Por lo tanto, te recomendamos que no uses ningún tipo de producto químico para limpiar tus muebles de mimbre o ratán. Este tipo de creaciones no se mancha con facilidad, por lo que tampoco tendrás demasiada necesidad de someterlos a una limpieza profunda. Generalmente, tan solo con librarte del polvo que pueden acumular con la ayuda de la aspiradora o de un recio cepillo te será más que suficiente para mantenerlos en prístinas condiciones. Por lo tanto, no te arriesgues y mantente alejado de los productos químicos. A la larga, lo agradecerás.

Si tu mueble de mimbre o ratán tiene mal aspecto, sustituye su acabado por otro nuevo. Como ocurre con todo tipo de muebles, el paso del tiempo empeora progresivamente su aspecto exterior. Sin embargo, que tu mueble de mimbre o ratán tenga un aspecto envejecido no significa que haya llegado el momento de sustituirlo por otro nuevo. Simplemente, tienes que retirar los restos de su acabado o pintura exterior y sustituirlos por una nueva capa. Existen muchas formas de hacer esto de manera fácil, sencilla y barata, como puede ser utilizar pintura en spray especialmente dirigida para tratar este tipo de muebles. De esta manera, podrás conseguir que tus muebles de mimbre y ratán recuperen su genial aspecto de antaño y no tendrás que gastarte ni un solo euro adicional en sustituir un mueble que todavía puede darte días de gloria. ¡Una solución perfecta!

Más sobre Muebles de Ratán y Mimbres: