Cómo quitar las manchas de quemado de la vitrocerámica

Los trucos que te compartimos a continuación no sólo van a permitirte quitar las manchas de quemado de la vitrocerámica, si no que también te va a permitir tener una vitro como nueva. Te vamos a mostrar cómo limpiar tu vitro con bicarbonato y vinagre, a la vez que te vamos a contar cómo aplicar pasta de dientes y qué efectos puedes conseguir.

Las cocinas de vitrocerámica siguen siendo tendencia, la verdad que muchos siguen apostando por ellas, mientras que otros se mantienen aferrados a las bondades de las cocinas de gas. Cada una de ellas tiene unas ventajas concretas que hacen que cada cual se decante por una u otra.

Uno de los aspectos negativos que tiene la vitrocerámica es que hay que tener mucho más cuidado con su mantenimiento, puesto que se trata de una placa como si fuera cristal y que requiere de una limpieza concreta para que no se ralle, no se quemen y se mantenga la higiene.

Antes de contaros cómo tenéis que quitar las manchas de quemado, os contamos las recomendaciones habituales para un mantenimiento correcto de la vitrocerámica:

  • La vitro no se puede limpiar ni con cualquier utensilio de limpieza ni con cualquier producto. Esto es fundamental. Ni se te ocurra limpiar la vitro con las nanas o el estropajo metálico que sí que usarías con la cocina tradicional del gas, puesto que sí o sí vas a rayarla.
  • Para limpiarla correctamente compra alguna espátula específica para limpiar la vitrocerámica.
  • Evita utilizar estropajos de fregar porque puede que se raye la vitro. Opta por utilizar esponjas específicas para la limpieza de la vitro, verás que quedan bien pero no tienes probabilidad de dañarla.
  • Coge el hábito de limpiar la vitrocerámica a diario. Lo mejor de lo mejor, lo que puedes hacer para que finalmente cojas el hábito y no te resulte difícil lograrlo, es limpiarla después de que cocines.
  • Para que te sea más fácil limpiar correctamente la vitro y sin tantos esfuerzos, lo mejor que puedes hacer es limpiarla cuando todavía está fresca pero mucho cuidado con limpiarla cuando todavía está caliente la zona de los fuegos, puesto que puedes quemarte. Bordea y ganarás.

Quitar manchas de quemado de la vitrocerámica con bicarbonato y vinagre

Quitar quemaduras vitroceramica

ANUNCIO

Si ya has comenzado a sufrir porque tu vitrocerámica se ha quemado, no te preocupes que hay formas de poder solucionarlo y no son ninguna tarea imposible. Puedes encontrar productos de limpieza específicos en el supermercado y en tiendas de droguería pero, si no quieres utilizar ese tipo de químicos, puedes crear tu propia pasta con productos fáciles de encontrar en casa para poder retirar las manchas.

Los ingredientes que necesitas son:

  • 10 cl. de agua
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Un chorro de vinagre

Procedimiento

Si eres de los que le gusta hacer sus propios productos de limpieza, seguro que ya has probado en casa a desatascar el fregadero con vinagre y bicarbonato, parece pura magia. Eso sí, seguro que también te habrás dado cuenta de que la mezcla de estos dos productos provoca una reacción química que comienza a aparecer espuma hacia arriba.

ANUNCIO

En este caso, para que te resulte fácil de mezclar y no tengas una erupción en la cocina, te recomendamos que hagas lo siguiente:

  1. Mezcla el agua con las cucharadas de bicarbonato hasta que veas que se forma una pasta.
  2. Echa la pasta sobre las manchas de la vitrocerámica.
  3. A continuación, echa un poco de vinagre por encima de la pasta y comenzará la reacción química.
  4. Déjalo 5 minutos para que haga toda su acción. Después, una vez que lo tengas listo, sólo tienes que limpiarlo con una esponja para retirarlo por completo (o la cara suave del estropajo típico).
  5. ¡Ya la tienes como nueva!

Quitar manchas de quemado de la vitrocerámica con pasta de dientes

Limpiar quemaduras vitroceramica

Lo más recomendado para quitar las manchas de quemado de la vitrocerámica es la pasta de vinagre con bicarbonato, pero la pasta de dientes también le va a aportar un toque de limpieza importantísimo. Aunque os pueda parecer impresionante, la realidad es que las pastas de dientes que contienen bicarbonato están siendo utilizadas para limpiar las vitro y devolverlas a todo su esplendor. Sí, como lo oyes. Tu propia pasta de dientes puede ser la clave para tener una vitrocerámica como nueva.

La pasta de diente la puedes utilizara para quitar las rayaduras de la vitro, pudiendo conseguir que muchas de esas rayas desaparezcan y pareciera como si nunca hubieran existido. Además, aunque no tengas rayaduras, también puedes utilizarlo para aportarle un mayor brillo a la misma.

El propósito de utilizar la pasta de dientes es que con el bicarbonato que contenga la misma os ayudará a pulir la vitro.

¿Qué necesitas para limpiar tu vitrocerámica?

  • Pasta de dientes que contenga bicarbonato
  • Bayeta
  • Papel de aluminio

Procedimiento para tenerla a punto:

Coge una coge de papel de aluminio y haz con ella una bola, una pelotita que te resulte fácil de coger y utilizar, puesto que vas a utilizarla a modo de estropajo.

ANUNCIO

Aplica la pasta de dientes sobre las zonas de quemaduras, rayaduras, manchas o en general si quieres optar por sacarle brillo.

Con la pelotita de papel de aluminio comienza a frotar suavemente, haciendo círculos. En el caso de que vieras que no se deshace y hay alguna costra, utiliza la rasqueta de la vitro para ayudarte a levantarla y continúa.

Cuando ya la tengas limpia, te toca humedecer la bayeta y retirar todos los restos de pasta de dientes o de suciedad que se hayan desprendido.

Finalmente, con un trapo de algodón o una hoja de papel absorbente termina de secar y unificar para que no queden marcas. Puedes aplicar un poco de agua o de alcohol para terminar de sacarle el máximo brillo pero recuerda volver a a pasar una bayeta seca o papel de cocina o de periódico para que quede bien limpio y veas los resultados.

Otros artículos de mantenimiento que pueden resultarte interesantes son:

También te puede interesar