¿Cuál es el mejor producto para financiar una reforma en casa?

A pesar de que meterse en una obra suele generar pereza, la realidad es que hacer una reforma en casa a veces es más que necesario. Por ello, si te encuentras en ese momento de querer dar el paso pero no sabes bien cómo puedes conseguirlo, te contamos qué productos financieros tienes disponibles para llevar a cabo la reforma de tus sueños.

Reformas hogar

Productos para financiar las reformas del hogar

Basado en las estadísticas de hace unos años ¿sabías que la tercera finalidad para pedir un préstamo es hacer una reforma en el hogar? En las primeras posiciones estarían los préstamos para la compra de un coche y la reunificación de deudas.

En cuanto a la reforma del hogar y la necesidad de financiación -porque cuando uno se pone a reformar, ya hace la reforma completa- aparecen dos opciones diferentes: solicitar una ampliación de la hipoteca o solicitar un préstamo.

En cuanto a la ampliación de la hipoteca para hacer una reforma es más habitual cuando uno entra a vivir en el piso, solicitando una mayor financiación para poder hacer los cambios estructurales y el lavado de cara necesario para entrar a vivir, o también se suele escoger algún tipo de producto financiero que sea la hipoteca más la reforma.

Pedir un préstamo para hacer la reforma

Según los estudios de las entidades financieras se suele optar mayormente a solicitar un préstamo cuando se quiere hacer la reforma en el hogar. ¿Vale cualquier tipo de préstamo? Bueno, es mejor que conozcas las características de los préstamos para reformas -ya existe este producto específico en el mercado- y los préstamos personales, para que puedas escoger el que más te conviene. Algunos datos importantes son:

ANUNC1O
  • Infórmate sobre el mínimo de dinero que puedes pedir prestado, a la par que del máximo. Generalmente suele ser un mínimo de 3000 euros y un máximo de 60 mil euros, pero esto puede variar según la entidad y las condiciones económicas del receptor.
  • Atento a los intereses pues difieren bastante de los que puedes estar acostumbrado por una hipoteca. Mayoritariamente, los tipos de interés de los préstamos son más elevados y pueden estar entre un 4% y un 6% en adelante.
  • Fíjate en los plazos de amortización para saber qué nivel de intereses pagarás al final y qué cuotas puedes tener al mes.
  • Lee la letra pequeña y utiliza un comparador de préstamos online para estar informado sobre qué entidades financieras cobran también una comisión por apertura. Esta comisión suele rondar el 1%.
  • Es fundamental que eches tus cuentas previamente antes de solicitarlo, para que puedas comprobar que vas a poder pagarlo cómodamente y no que va a suponerte un gasto excesivamente alto en cuanto a tus ingresos.
  • Si te dan la opción de que te reducen los intereses con vinculaciones y domiciliaciones con la entidad, antes de decir que sí corriendo o denegarlo, echa tus cuentas e infórmate bien para saber si tanto a corto como a largo plazo puede convenirte.

¿En qué se fijan las entidades financieras para darte o no un préstamo? Si ya tienes una hipoteca, ya te conoces cómo va esto porque se van a fijar en lo mismo: cuál es tu perfil crediticio, tus ingresos a fin de mes, tus gastos fijos, tu capacidad de ser solvente en la actualidad y un pronóstico de a medio plazo, si tienes otras deudas, tu historial crediticio (si has tenido otras deudas, cómo has respondido a las mismas) Otros datos que pueden tener en cuenta es tu patrimonio y tu historial laboral.

Como recomendación final, evitad los créditos rápidos pues suelen tener un tipo de interés altísimo, que no sale a cuenta, e investigad bien los diferentes préstamos y ampliación de reforma para que la deuda no sea exagerada.

También te puede interesar