Escrito por

Cómo fabricar bioplásticos en casa

Hoy en día cada vez más gente se decanta or los productos biológicos, ecológicos y que respetan al medio ambiente y la naturaleza. En Bricolaje 10 estamos muy en consonancia con esa forma de pensar, y por eso hoy os vamos a enseñar cómo fabricar vuestros propios bioplásticos caseros. No te preocupes, no es tan difícil como parece, y no vas a necesitar demasiados materiales.

bioplasticos

¿Qué son los bioplásticos?

Ante el aumento de la preocupación por la conservación del medio ambiente y por la contaminación, se están buscando medios alternativos que disminuyan el impacto negativo que tiene el ser humano sobre la naturaleza. Uno de los problemas más acuciantes que debemos resolver está directamente vinculado con el aumento incontrolado de la cantidad de basura generada por el ser humano y, en especial, con aquellos materiales no biodegradables, como el plástico. El plástico supone un problema especialmente grave para el medio ambiente, dado que su consumo es muy habitual, causa importantes daños a la naturaleza y su incineración, el método más extendido para contribuir a su desaparición, causa una importante cantidad de gases contaminantes de efecto invernadero. Por todo ello, se están buscando cada vez más alternativas al extendido uso del plástico tradicional, incluyendo la reutilización, el uso de opciones reciclables y la popularización de los bioplásticos.

Figuras-bioplástico
¿Qué es, entonces, un bioplástico? Los bioplásticos son plásticos realizados con productos naturales, generalmente de origen vegetal, lo que los hace biodegradables. De este modo, al tener una base natural, no solo se descompone en la naturaleza cuando su vida útil ha finalizado, sino que también provoca muchísimos menos daños a la atmósfera cuando se someten a técnicas de reciclaje y eliminación, como la incineración. En general, los bioplásticos más grandes y resistentes se consiguen utilizando como materias primas la soja, el maíz y la patata, entre otros elementos, pero tú mismo puedes crear bioplásticos en tu propia casa con elementos cotidianos. Si quieres saber cómo hacerlo, tan solo tienes que seguir leyendo.

Cómo hacer bioplástico casero – 1ª manera

Hay diferentes maneras para crear bioplásticos. Nosotros te vamos amostrar dos formas distintas aunque igualmente efectivas.

Para la primera “receta” de bioplásticos caseros que vamos a elaborar vamos a necesitar los siguientes ingredientes: almidón de maíz (la Maizena de toda la vida te servirá igual de bien que cualquier otro tipo de almidón de maíz), agua, vinagre y glicerina (aunque este parece un producto extraño, está presente en buena medida en muchos jabones y productos del baño). Con estos tres productos, puedes crear tu propio bioplástico rápidamente.

Una vez hayas reunido todos los ingredientes, también tendrás que tener las herramientas que necesitas para llevar a cabo el proceso. No necesitas mucho; solo un recipiente y una cuchara. Lo que sí te recomendamos es que, si es posible, dichas herramientas sean de un material antiadherente, pues si no te será difícil despegar la masa resultante una vez hayas creado tu bioplástico. Teniendo esto en cuenta, añade una cucharada sopera de almidón de maíz o Maizena en el recipiente. Después, añade unas cuatro cucharadas de agua y remueve la mezcla resultante hasta que el almidón esté completamente disuelto. Hecho esto, añade una cucharada de glicerina y otra de vinagre y vuelve a remover la mezcla.

Masa-bioplástico
Cuando tengas la mezcla, pon a calentar el fuego y sitúa el recipiente encima de él para que se caliente a fuego lento. Te recomendamos que continúes removiendo la mezcla mientras se calienta, utilizando una cuchara de algún material antiadherente que no conduzca el calor o de madera. Continúa haciendo esto hasta que obtengas una masa gruesa y deje de hervir el líquido. Cuando esto ocurra, retira el recipiente del fuego. Durante el proceso, ten cuidado de que el líquido no llegue a evaporarse.

Una vez esté lista la pasta, escoge un lugar donde la puedas dejar secar. Utiliza para hacerlo una superficie antiadherente para que no tengas problemas para despegar el bioplástico resultante cuando se seque. Si no es posible, extiende film transparente sobre la superficie que hayas elegido para esta tarea, de forma que puedas simplemente quitar dicho film cuando el proceso haya terminado. Cuando se haya enfriado un poco, dale a la masa la forma final que tú deseas que tenga tu bioplástico. Cuando se enfríe del todo, te será muy difícil modificar su aspecto, por lo que si quieres crear una forma determinada, este es el momento. Un vez hayas obtenido la forma que quieres, escoge un lugar seco y donde no corra el riesgo de ser estropeado por otros miembros de tu familia o por mascotas. Generalmente necesita entre dos o tres días para secarse del todo, así que no te preocupes demasiado por comprobar el avance de la mezcla hasta que pase ese tiempo.

¡Y ya está! Ya tienes tu bioplástico respetuoso con el medio ambiente. Existen más recetas que puedes poner en práctica para crear tu bioplástico. Muchas personas añaden trocitos de mondas de frutas o verduras o algunos condimentos, como el tomillo, la canela o el clavo, para proteger el bioplástico resultante de microorganismos u hongos que pueden dañarlo en el futuro. Además, también puedes utilizar colorantes naturales para que tu bioplástico tenga diferentes tonos, según lo desees. ¡El único límite es tu imaginación!

Cómo hacer bioplástico casero – 2ª manera

bioplastico casero
Hay otra manera relativamente sencilla para obtener bioplástico casero, aunque vas a necesitar alguna que otra sustancia bastante específica. Sin embargo, la protagonista de este tutorial será un elemento muy común en nuestra cocina: la patata.

Será precisamente de la patata de donde saquemos el almidón que vamos a necesitar para elaborar nuestro plástico biodegradable casero. para ello, pelamos la patata y la añadimos a un mortero con agua. Machacamos la patata y colamos el líquido resultante (ya con el almidón de la patata). Repetimos el proceso varias veces.

Poco a poco veremos cómo al almidón se va asentando en el fondo del vaso, al tener mayor densidad que el agua. Cuando el almidón esté en el fondo, es el momento de retirar con cuidado el agua de la superficie. Este agua se cambia por nueva agua destilada, que se asentará más fácilmente en la parte superior del almidón y será más fácil decantarla luego. Este agua se mezcla con el almidón y se espera a que se repita el proceso anterior, para volver a quitar el agua cuidadosamente.

Para el siguiente punto necesitaremos usar ácido hidroclórico diluido y tener mucho cuidado con las mezclas. Se recomienda usar un vaso de precipitados y trabajar con una mezcla de 40 centímetros cúbicos de agua y 7 gramos de la pasta que acabamos de realizar. A este mezcla se le añade el ácido hidroclórico diluido, que se encarga de quitar la amilopectina del almidón (una sustancia que evita que se forme el plástico).

Una vez hayamos vertido el ácido hidroclórico diluido y haya hecho efecto sobre la mezcla, añadimos 2 centímetros cúbicos de glicerol, que sirve para darle mayor solidez a nuestro futuro plástico casero. Con todo esto ya hecho, llega el momento de “preparar” o “cocinar” nuestro plástico biodegradable casero.

loadInifniteAdd(44636);

El objetivo es calentar la mezcla que acabamos de hacer, y “cocerla” durante 15 minutos. Para ello, colocamos el vaso de mezclas encima de un fuego y lo tapamos. Hay que tener cuidado de que la mezcla no se evapore. Debemos ir echando poco a poco unas gotas de hidróxido de sodio diluído, para conseguir que la mezcla tenga un pH neutral (pH7).

Cuando la mezcla esté terminada, viértela sobre una fuente. Te recomendamos hacerlo sobre un plato Petri, ya que es transparente y es poco profundo y te permite ver la evolución de la mezcla y sacarla del recipiente más fácilmente. Ahora, solo queda esperar a que la mezcla se seque (puedes ponerla al sol, o simplemente cerca de algún foco de calor) y en unas horas ya tendrás tu propio plástico biodegradable casero.

Este método quizá es un poco más peliagudo que el anterior, ya que se necesitan algunas sustancias bastante específicas para poder llevar a cabo el “experimento”. Sin embargo, en realidad su preparación es bastante sencilla y se consiguen plásticos biodegradables de bastante calidad, resistencia y flexibilidad, que nos pueden servir, por ejemplo, para elaborar todo tipo de recipientes caseros.

¿Y para qué realizar todo este proceso? ¿Es realmente tan importante saber hacer nuestros propios bioplásticos en casa? Buena, se podría decir que no es algo fundamental para la vida, pero si lees el siguiente punto quizá te des cuenta de la importancia de empezar a pensar en dejar de usar plásticos. O al menos, utilizar otro tipo de plásticos menos perjudiciales para el planeta.

Ventajas de hacer bioplásticos en casa

bioplastico en casa
Como todos sabemos, el planeta sufre numerosos problemas medioambientales a causa de la acción de hombre. Uno de ellos es la contaminación producida por los residuos propios de la actividad humana e industrial. Y los plásticos son, desde hace años, uno de los materiales y residuos más frecuentes. Cada año se producen en el mundo 200 millones de toneladas de residuos plásticos, algo más de un 10% del total de residuos sólidos urbanos generados por las ciudades del planeta.

Esta situación se agrava por el hecho de que los plásticos son residuos que tardan muchos años en desaparecer y que están compuestos por sustancias químicas que contaminan, tanto durante la fabricación de los plásticos como durante su proceso de degradación (lentísima degradación). Esto ha provocado problemas medioambientales muy graves (algunos, como las islas de basura del Pacífico, parecen ya no tener solución).Por razones como estas se hace necesario el uso de otro tipo de materiales que garanticen las mismas funciones y características que los plásticos, pero sin sus propiedades negativas. Y es ahí donde entran los bioplásticos.

loadInifniteAdd(44637);

Desde hace años numerosas iniciativas están buscando introducir los bioplásticos en el mercado como un nuevo producto más respetuoso con el medio ambiente, biodegradable, y que no necesita de procesos químicos contaminantes para ser producido. Sin embargo, estas no son todas las ventajas de los bioplásticos, sino que como ya hemos visto, se pueden fabricar de forma casera, de manera que todos pueden contribuir a realizar sus propios utensilios de plásticos, y además biodegradables.

Por tanto, otra de las ventajas de los bioplásticos en general y de hacer bioplásticos en casa en particular, es su facultad para concienciar a la gente de que se puede vivir de otra manera, más respetuosa con el medio ambiente, y que cuesta mucho menos de lo que se cree.

Además de todo esto, los bioplásticos tienen muchas otras ventajas, como que son mucho más baratos de producir (no digamos si lo hacemos en nuestra propia casa), no consumen ningún tipo de materia prima no renovable y no modifican de ninguna manera el sabor ni el olor de los alimentos cuando están en sus envases.

Por todo esto y mucho más, los bioplásticos son una alternativa que se presenta como muy prometedora. Sin embargo, cómo borrar ya la huella ambiental que hemos dejado después de décadas usando plásticos indiscriminadamente?

Video: cómo hacer tu propio bioplástico en casa

Si quieres tener un ejemplo visual sobre cómo puedes hacer tu propio bioplástico en casa, te recomendamos que veas este vídeo en el que te van explicando cuáles son los pasos que debes seguir durante el proceso:

loadInifniteAdd(50325);

Y esto es todo acerca del proceso de fabricación de bioplásticos caseros. Esperamos que la INFO te haya resultado de ayuda. Ya puedes ponerte manos a la obra y fabricar tus propios plásticos caeros. Para terminar, os dejamos con unos enlaces que os podrían resultar interesantes para complementar la información del artículo.

Enlaces de interés
En Bricolaje 10 tenemos muchos otros artículos que te pueden resultar muy interesantes si quieres aprender a fabricar muchas otras cosas por ti mismo:

Y si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo con tus amigos en Facebook, Twitter y Google +.